mercredi 10 avril 2013

¿Por qué siguen siendo españoles los cubanos?

Con la firma del Tratado de París de 1898, España cedía o vendía los últimos pedazos de su otrora imperio, donde en tiempos de Carlos V “nunca se ponía el Sol.” Este tratado, como ya ha sido probado por Pedro Albizu Campos, tenía varios defectos legales que lo hacían inválido. Curiosamente, ningún político español ha utilizado estos argumentos para  solicitar su impugnación pura y simple. Esto se debe a dos factores principales, el primero, la ignorancia y el segundo, de igual peso, el de la realidad: España no está hoy, como no lo  estaba hace 115 años en condiciones de oponerse a la “Pax americana”.


Sin embargo esta fisura legal adquiere hoy una dimensión inesperada. España por distintas leyes, decretos y circulares, ha decidido restablecer los derechos de nacionalidad para muchos de sus antiguos ciudadanos que la perdieron por diferentes motivos  el siglo pasado (e incluso antes, como es el caso de los judíos sefardíes). Este buen camino con el tiempo va resultando parcial e incompleto pues van apareciendo abismos insondables de injusticia. No vamos a aludir la notoria iniquidad de conceder la nacionalidad sólo a los descendientes de los inmigrantes de sexo masculino, ni a detallar tampoco las numerosas tretas legales de las que se valen los funcionarios en el exterior para retardar o entorpecer las suplicas de los interesados, que no siempre pudieron tener acceso a los documentos necesarios para hacer valer sus derechos.

Concerniendo a cubanos y puertorriqueños nacidos en Ultramar el Tratado los desposeía pura y simplemente de su condición de españoles, quedando a disposición de las nuevas autoridades como si se tratase de propiedades materiales de la Corona cedidas o vendidas en virtud de aquel acuerdo. Algo que estaba en franca contradicción con el Derecho de gentes, es una de las razones por las que dicho tratado nunca fue ratificado por las Cortes del Reino hasta hoy.

Pocos se levantaron en aquel momento para denunciar tamaña injusticia, llevada hasta las Cortes por el Almirante Cervera. Más adelante se publicó un real decreto en el Manual de Clases pasivas y Militares que les declaraba extranjeros. Sin embargo, según la Constitución vigente, el Registro Civil del Reino, era el único organismo habilitado para reconocer legalmente (una vez que se hubiese procedido a la inscripción) la pérdida de la nacionalidad de aquellos españoles y esto nunca ocurrió.  
Al no asentarse debidamente en los registros civiles del Reino de España la nueva situación administrativa de los naturales de la isla de Cuba, estos siguieron conservando de facto la nacionalidad española.  
La creación de la República de Cuba no resolvió tampoco este problema legal, puesto que la Constitución cubana establecía que aquellas personas debían “optar” por la nueva nacionalidad cubana, algo que en la práctica –y de toda evidencia- también resultó difícil de aplicar. Los que no lo hicieron,  así como sus descendientes, siguieron conservando de facto su condición de españoles al menos hasta 1940. 
En consecuencia, sus descendientes siguen siendo españoles y podrían reclamar esta condición actualmente en los registros civiles de la Península. 
En 1940 la nueva Constitución, decretó por “ius solis,” la condición de cubanos a los nacidos en Cuba, con lo que los españoles que no “optaron” en aquel momento por seguir conservando la nacionalidad terminaron perdiéndola, así como sus descendientes.

Ahora bien, la nacionalidad española no depende de la nacionalidad cubana ni viceversa. Cada estado soberano decide por sí mismo quienes son sus ciudadanos. España no puede impugnar el Tratado de París pero sí hacer justicia a los descendientes de aquellos españoles, reconociendo su derecho a la nacionalidad. Nada lo impide y sería un acto de justicia elemental. Las recientes decisiones del Tribunal Supremo negando la condición de españoles a los nacidos en los Territorios de Ultramar, son una vergüenza y una aberración del Derecho. Dada la actual coyuntura política internacional, abrir la nacionalidad a todos aquellos descendientes de españoles que lo soliciten, abre perspectivas insólitas, – trascendentales- para la causa de la hispanidad. 

Sólo un ciego no sabría verlas.

En inglés: Blog, Translating Cuba.

Why Do Cubans Continue To Be Spaniards?

14ymedio, Ferrán Nuñez, Paris, 21 February 2015 — With the signing of the Treaty of Paris of 1898, Spain ceded or sold the last pieces of its former empire where, in the time of Carlos V, “the sun never set.” This treaty, as has already been proven by Pedro Albizu Campos, had several legal defects that made it invalid. Curiously, no Spanish politician has used these arguments to challenge it outright. This is due to two main factors: The first, ignorance, and the second, of equal weight, reality. Spain today, as it has been for the last 115 years, is not in any shape to oppose the “Pax Americana.”
However, today this legal fissure acquires an unexpected dimension. Spain, through various laws, decrees and circulars, has decided to re-establish the rights of nationality for many of its former citizens who lost their nationality for different reasons in the last century (and even earlier, as is the case of the Sephardic Jews). Over time this worthwhile path is going to turn out partial and incomplete because unfathomable depths of injustice are appearing. We are going to neither allude to the notorious inequality of conceding nationality only to descendants of male immigrants or detail the numerous legal ploys that officials abroad use in order to retard or delay the petitions of the interested parties, who could not always access to the documents necessary for validating their rights.
The Treaty of Paris completely dispossessed Cubans and Puerto Ricans born overseas of their status as Spaniards, leaving them to the disposition of the new authorities as if it were dealing with material property of the Crown ceded or sold by virtue of that agreement. Something that was in frank contradiction of the rights of peoples and is one of the reasons that the said treaty was never ratified by The Cortes – the Spanish Parliament – until today.
Few rose then to denounce such injustice, carried to The Cortes by Admiral Cevera, among others. Later a royal decree was published in the Manual of Military and Civil Classes, which declared them foreigners. Nevertheless, according to the current Constitution, the Civil Registry of the Kingdom was the only agency authorized legally to recognize (once registration had proceeded) the loss of nationality of those Spaniards, and this never occurred.
By not duly settling in the Kingdom of Spain’s civil registry the new administrative status of the natives of the island of Cuba, they continued to maintain de facto Spanish nationality.
The creation of the Republic of Cuba did not resolve this legal problem either, given that the Cuban Constitution established that those people had to “opt” for the new Cuban nationality, something that in practice – and from all the evidence – also turned out difficult to put into practice. Those who did not do it, as well as their descendants, kept their de facto status as Spaniards at least until 1940. As a result, their descendants continue to be Spanish and could demand that status currently in Spain’s civil registries.
In 1940, the new Constitution decreed by ius solis (birthright through parentage) Cuban status to those born in Cuba so that Spaniards who did not “opt” at that moment to keep their Spanish nationality ended up losing it as did their descendants.
However, Spanish nationality does not depend on Cuban nationality or vice versa. Each sovereign state decides for itself who are its citizens. Spain cannot impugn the Treaty of Paris but it can do justice to the descendants of those Spaniards, recognizing their right to nationality. Nothing prevents it and it would be an act of basic justice. The recent decisions by the Supreme Court denying Spanish status to those born in overseas territories are a disgrace and a legal aberration. Given the current international political environment, offering nationality to all those descendants of Spaniards who seek it opens unusual prospects – transcendental – for the cause of Hispanic heritage. Only a blind man would not know how to see them.
Translated by MLK


17 commentaires:

  1. aquí más argumentos http://www.ellibrepensador.com/2012/11/06/ley-de-la-memoria-historica-la-gran-injusticia/

    RépondreSupprimer
  2. Jorge Franco Valero7 mai 2013 à 15:10

    Interesantísimo y no le falta razón. ¡Enhorabuena!

    RépondreSupprimer
  3. la cuestión es y qué hacemos con esto?

    RépondreSupprimer
  4. que manera de atracarse de m..da,,,, cuba es de los cubanos,,, y ustedes españoles quédense en la península ibérica soñando con ese imperio que mucha sangre y sufrimiento le dieron,,, pendejos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Para el Anonyme del 22 de Marzo: Me parece muy bien el que no comparta estas ideas que aquí de exponen pero al menos podría argumentar sin descalificaciones e insultos.

      Supprimer
  5. Y qué hacemos con los negros?

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. una buena pregunta, que te responderé con cortesía, ellos bien gracias... Los negros no serán un problema, al contrario...

      Supprimer
  6. Cuando el mundo Hispano, por la o las vías que fueren, se reunifique, otro gallo cantará. Los anglosajones van todos a una; en lugar de docenas de "naciones", formaron EEUU, y aún así van siempre juntos con Inglaterra y Australia, todos a una cuando toca de defender su idioma, su cultura, su economía y hasta sus bastiones militares (buena parte tomados a España). En cambio, los países hispanos fueron azuzados por ingleses y franceses a subdividirse y lo consiguieron, así nos tienen a todos sometidos al mundo anglosajón. Lo que no eran más que divisiones administrativas españolas fue transformado en "naciones" dividas cuando los pueblos no lo estaban y se sentían uno solo. Así hasta conseguir lavar al cerebro hispano común convenciéndoles de ser "latinoamericanos" para destruir su autoimagen de hispanos. Hispanos del mundo, uníos para para prosperar económica y culturalmente, por separado solo habrá yugo anglosajón.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias! eso que usted dice queda perfecto, pero sucede que no podemos esperar por los demás y hacerlo nosotros mismos, si simpre nos quedamos esperando porque otras personas hagan las cosas dentro de cien años seguiremos escuchando las mismas (e indiscutibles) opiniones.

      Supprimer
  7. Hasta hace relativamente poco tiempo no sabía nada de estos movimientos en Puerto Rico y Cuba pero siempre me ha gustado conocer más sobre nuestra propia cultura porque durante mucho tiempo(en España icluso) escuche que lo nuestro no valía nada o muy poco. Hoy en día se que valemos bastante como cultura y por eso hay otras culturas (anglosajona principalmente) que se afanan por acabar con la nuestra separandonos y manipulandonos cada día desde fuera y dentro. Nunca entendí ese odio de algunas personas de Iberoamerica hacia España pero hoy día entiendo que una de las razones por las que en el mundo anglosajon no ocurre eso es por las limpiezas étnicas que realizaron en las distintas tierras que fueron conquistando y dado que los españoles (latinoamerica y la peninsula iberica) propiciamos el mestizaje, debió doler y mucho en el mundo anglosajón ya que se consideraban superiores a los pueblos conquistados y no entendian como los españoles creabamos universidades y tratabamos de igual a igual a estas personas.
    Los ingleses siempre han intentado manipular a la naciones o naciones españolas (antiguo imperio español) desde dentro y fomentando el odio hacia nuestra propia cultura desde dentro. Sabían que somos una gran nación y sentian la necesidad de acabar con ella. Con el tiempo hemos contribuido a esto inconscientemente pero dado que nuestros politicos no hacen bien su trabajo, desde aquí estamos consiguiendo parar esta tendencia y recuperar lo que siempre ha sido nuestra rica herencia cultural y de paso mandar un mensaje a los politicos en general porque el sentir de un pueblo nunca se puede ocultar y el antiguo imperio español está volviendo a tener consciencia de lo que fuimos y de lo que podemos ser en el futuro.
    La unidad hace la fuerza y eso es lo que deberiamos de hacer para ganar peso en el mundo y ser una gran potencia a todos los niveles, la que fuimos todos una vez.
    Este movimiento no viene por si solo y yo desde aquí voy a aportar mi granito de arena para dar a conocer cada vez más este movimiento y gane peso tanto en la peninsula como fuera de ella. Pido a la gente en general que se animen a conocer su propia historia y su propia identidad y que como españoles de corazón y de bien den a conocer tambien este movimiento y que no caiga de nuevo en el olvido. Por último, a los que no estén de acuerdo con esto pido que se documenten primero antes de responder inconscientemente por favor. Muchas gracias a tod@s.

    RépondreSupprimer
  8. me parece una ilusión que cuba y España volvieran a estar juntas como un solo país, cuba con una autonomía claro esta con pleno derecho en el conjunto del reino, lo que pasa que yo no veo que los poderes estén por la labor ni en cuba ni en España y que seamos unos pocos los que queramos la unificación por derecho, yo nací en cuba y me nacionalice español, desde pequeño tenia muy claro que yo era español nacido en la provincia de cuba ese era mi sentimiento, ahora bien los cubanos que tienen poder económico y españoles con la misma distinción no están por la labor de la unificación y lo veo mas como utopía...tengo una pregunta ¿Qué se esta haciendo por lograrlo mas haya de estos blog? que para mi vale mas campañas en cuba y en España muchas gracias y¿ porque no hacemos un partido autonómico cubano por la reincorporación? que conste de cubanos y españoles...sin mas muchas gracias. Hugo

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias por pasar por aquí, todos sus comentarios son muy pertinentes y justos. efectivamente comparto con usted la idea de que los partidos españoles no están por la labor, por eso se trata de obligarlos a través de acciones legales individuales que no han podido emprenderse por falta de fondos. El blog es una ventana efectivamente pero no basta, por ello considero que este esfuerzo tiene que sacarlo adelante las personas que crean en él. estre espacio tiene vocación a centralizar las iniciativas y a recoger las buenas ideas que aportan los lectores como usted. Sí hay que crear un partido. El poeta Adalbeto Ransell que reside en España intenta desde hace meses conformar el PACE, le dejo el enlace de su blog, pero por porblemas de salud ha debido dejarlo por el momento, aqui le dejo el enlace de su blog: http://partidoautonomistacubanoespanol.blogspot.fr/
      Usted puede ponerse en contacto con él, pero también puede organizarse por su cuenta con las personas que logre aglutinar alrededor de esta idea.
      De todas maneras, como le decía al principio, cada persona puede aportar en función de sus posibilidades, lo primero es darse a conocer en Cuba y en España con el objetivo de ir conformando un movimiento ciudadano que pueda llegar a ser tomado en serio por los políticos.
      También puede contactarme por mail
      un saludo!

      Supprimer
  9. Cuando estábamos juntos nadie pudo con nosotros(la nación hispana),cuando nos empecemos a dividir empezaron a aprovecharse de nosotros, bien dicen:divide y vencerás.Los países grandes que se mantienen unidos son los que defienden mejor los intereses de sus ciudadanos,y los pequeños les sirven de criados a los que saben mantenerse unidos,y les mandan mano de obra barata para que limpien sus mierdas;por lo menos los españoles eso lo sabemos y como los hispanos del otro lado del charco no quisieron mantenerse unidos con nosotros,a nosotros no nos a quedado otra que unirnos con los otros países europeos para dentro de lo que cabe defender nuestros intereses.Pero digo yo, un español con quien tiene mas en común,con un hermano Cubano,Mexicano,Colombiano,Argentino etc...o con un alemán,Polaco,Estonio,Letonio,Lituano etc...Yo creo que esta claro.Si le va mal a un país,que país le dolerá mas a un español que le vaya mal,a un país hispano o a otro no hispano.A muchos españoles nos duele que a los países hispanos no les vaya tan bien como debería irles, si se mantuvieran unidos.

    RépondreSupprimer
  10. Hola. Me llama mucho la atención esta idea con la que simpatizo, no la veo como una utopía, solo algo un poco dificil, pero ni remotamente imposble. Soy ciudadano español nacido en Cuba, resido en los EEUU, Aunque me siento cubano, tambien me siento español, es muy cierto que la historia es innegable y aunque en este caso tuvo sus amargos sucesos, la reconciliacion es posible y en mi opinion la mejor opción. Me llama la atención que el movimiento es casi nulo en las redes sociales. Le explico: Existe un grupo en Facebook dedicado a promover la idea de una anexión de Cuba a EEUU, consta con algunos miles de seguidores, a mi parecer, personas activamente interesadas en el futuro de Cuba, lo cual me da a entender que hay un "presentimiento" entre los cubanos, de que Cuba por si sola sería muy débil como nación y por tanto un fracaso, idea que comparto, de ahi surgio mi busqueda al Por que no mejor ser una comunidad autonoma de España?, con la cual compartimos, sangre, cultura e idioma en vez de anexionarnos a EEUU,con los cuales solo tenemos cercanía. Si Cuba fuera española, no dejaría de tener vinculos bien fuertes con USA. Entonces si ese grupo en Facebook tiene tantos seguidores, por que este no? El problema que veo es que necesita mas promocion, constantemente, los cubanos tanto residentes en el extranjero como en la misma isla, gastan mucho tiempo en la red social Facebook, ese sería un lugar optimo para difundir, existen muchos grupos de Cubanos, difundan en sus paginas sin caer en la constante mencon, para no volverlo un tema engorroso, abran la discusión. Con la dedicación todo es posible, y en una Cuba que esta abriendo sus puertas al mundo, la oportunidad debe entrar y hacerse escuchar, muchos estarán mas de acuerdo con los metodos Europeos que con los Norteamericanos. España tiene la oportunidad de reivindicarse con el caso de Cuba, la reconciliacion es posible y necesaria.

    RépondreSupprimer